1

Your cart is empty.

Descubre el pasado mesoamericano/ Discover Ancient Mesoamerica

29 Apr '15

Los toltecas de Tollan Xicocotitlan

Por: Lic. Arvin Hernández
VAM

“Primeramente los toltecas, que en romance se puede llamar oficiales primos, según se dice, fueron los primeros pobladores de esta tierra, y los primeros que vinieron a estas partes que llaman tierras de México, o tierras de chichimecas; y vivieron muchos años primero en el pueblo de Tullantzinco, en testimonio de lo cual dejaron muchas antiguallas allí, y un “cu” que llamaban en su lengua “uapalcalli” el cual está hasta ahora, y por ser tajado en piedra y peña ha durado tanto tiempo. 

Y de allí fueron a poblar la ribera de un río junto al pueblo de Xicotitlan, y el cual ahora tiene el nombre de Tulla, y de haber morado y vivido allí hicieron, entre las cuales dejaron una obra que está allí y hoy en día se ve, aunque no la acabaron, que llamaban coatlaquetzalli, que son unos pilares de la hechura de culebra, que tienen la cabeza en el suelo, por pie, y la cola y los cascabeles de ella tienen arriba. Dejaron también una sierra o un cerro, que los dichos toltecas comenzaron a hacer y no lo acabaron, y los edificios viejos de sus casas, y el encalado aparece hoy en día: hállanse también cosas suyas primariamente hechas, conviene a saber, pedazos de olla, o de barro, o vasos, o escudillas y ollas; sácanse también de debajo de la tierra joyas y piedras preciosas, esmeraldas y turquesas finas… 

… Había también un templo que era de su sacerdote llamado Quetzalcóatl, mucho más precioso y pulido que las casas suyas y que tenía cuatro aposentos: el uno estaba hacia el oriente y era de oro, y llamábanle aposento o casa dorada, porque en lugar de encalado tenía oro en placas y muy sutilmente enclavado; otro aposento estaba hacia el poniente y a este le llamaba aposento o casas de esmeraldas y turquesas, porque por dentro tenía pedrería fina de toda suerte de piedras, todo puesto y juntado en lugar de encalado, como obra de mosaico que era de grande admiración; y el otro aposento estaba hacia el medio día que llaman sur, el cual era de diversas conchas mariscas y en lugar de encalado tenía plata, y las conchas de que estaban hechas las paredes estaban tan sutilmente puestas que no parecía la juntadura de ellas; y el cuarto aposento estaba hacia el norte y era de piedra colorada y jaspes y conchas muy adornado. 

También había otra casa de labor de pluma, que de por dentro estaba la pluma en lugar del encalado y tenía otros cuartos y aposentos; el uno estaba hacia el oriente y era de pluma rica y amarilla, que estaba en lugar de encalado y era de toda suerte de pluma amarilla muy fina; otro aposento estaba hacia el poniente y se llamaba el aposento del plumaje, el cual tenía en lugar de encalado toda suerte de pluma riquísima que llamaban “xiuhtótotl”, pluma de una ave azul fino, y estaba toda puesta y pegada en redes muy sutilmente por las paredes de dentro a manera de tapicería por lo cual llamaban “quetzalcalli”, que significa aposento de plumas ricas; y el otro aposento que estaba hacia el sur llamábanle aposento de pluma blanca porque toda era de pluma blanca por de dentro a manera de penachos, y tenía todo género de rica pluma blanca; y el otro aposento que estaba hacia el norte le llamaban el aposento de la pluma colorada, de todo género de aves preciosas por de dentro entapizado, fuera de estas casas hicieron muchas otras muy curiosas y de gran valor. La casa u oratorio del dicho Quetzalcóatl estaba en medio de un río muy grande que pasa cerca de allí, por cerca de Tulla y ahí tenía su lavatorio el dicho Quetzalcóatl y le llamaban Chalchiuhuapan.” 

Fuente: Sahagún, B. de. Historia general de las cosas de la Nueva España